El Ayuntamiento presenta 22 alegaciones al Catálogo LEPAR para proteger el descanso vecinal

El Ayuntamiento de Madrid ha presentado 22 alegaciones y aportaciones al texto de modificación del Decreto 184/1998, de 22 de octubre de la Comunidad de Madrid, por el que se aprueba el Catálogo de Espectáculos Públicos, Actividades Recreativas y Establecimientos regulado por el gobierno regional, al considerar que el texto original aprobado supondría una mayor afección acústica en el entorno y una mayor molestia a la ciudadanía.

La Comunidad de Madrid ha iniciado el proceso de modificación del Catálogo de Espectáculos públicos, actividades recreativas, establecimientos, locales e instalaciones (Decreto 184/1998), que data de 1998. Este catálogo venía a completar la Ley de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas (Ley 17/1977), conocida como LEPAR, también autonómica, especificando y describiendo las actividades y locales sobre los que ésta era de aplicación. Este catálogo es el que sirve a todos los ayuntamientos de la Comunidad de Madrid para caracterizar, y por tanto, licenciar las actividades, locales y espacios de ocio, culturales, deportivos, de restauración y hostelería, artísticos, recreativos y de diversión de sus respetivos territorios.

El Ayuntamiento de Madrid valora positivamente que la Comunidad de Madrid haya iniciado la actualización de este catálogo, que cuenta con 20 años de antigüedad, toda vez que en este tiempo los hábitos de ocio y tiempo libre y, en consecuencia, las actividades reguladas por el Catálogo, han cambiado sustancialmente.

El texto de este borrador de Decreto de modificación del catálogo ha surgido de un cierto proceso de concertación en el que la Comunidad ha convocado al sector empresarial, el vecinal y a los municipios. El Gobierno municipal felicita esta iniciativa y, a fin de profundizar este diálogo, presenta 22 alegaciones al documento propuesto por el Gobierno regional.

Régimen de competencias sobre espectáculos públicos y actividades recreativas

Es la Comunidad de Madrid quien tiene las competencias de definición en materia de ocio y establecimiento del marco normativo general, y son los ayuntamientos (especialmente el Ayuntamiento de Madrid por razones de dimensión y escala) los que deben ordenar y conceder licencias a las actividades y locales de este tipo en sus calles. Estas funciones otorgan a los municipios de un conocimiento exhaustivo sobre las consecuencias que muchas de estas actividades generan en el entorno urbano.

Por ello, y, considerando los posibles impactos negativos, especialmente en materia de afección acústica, que las modificaciones propuestas puedan generar, el Ayuntamiento de Madrid Presenta las referidas alegaciones.

Complementariedad de actividades

Uno de los elementos más novedosos de esta modificación es que permite la complementariedad de actividades, pero sin una definición detallada de en qué términos y qué tipo de actividades podrían ser complementarias. Se desconoce si podría ser posible un local bar restaurante que, además, pueda funcionar como discoteca, por ejemplo, lo que tiene grandes implicaciones en relación con aislamientos acústicos, en horario, edad mínima de acceso, etc. La ambigüedad, además de complicar la ordenación de las mismas, puede significar un perjuicio al entorno vecinal.

Prohibición expresa de instalación de terrazas en establecimientos con música

Entre las alegaciones presentadas, se considera que el Decreto final debería prohibir de forma expresa que los establecimientos que dispongan de equipos de reproducción sonora instalen terrazas, como así recoge la Ordenanza Municipal de Terrazas y Veladores. La redacción actual del Catálogo es ambigua y poco precisa, delimitado el permiso para tener terraza a establecimientos que cuenten con ambientación/amenización musical. Aunque el texto explica que “estará prohibida la prestación simultánea de ambos servicios”,no especifica cómo deberá producirse esta no simultaneidad, a la vez que requiere de un control municipal permanente que, en la práctica, difícilmente se va a poder llevar a cabo.